Cuando una persona deja de aprender...

 

 

 "Cuando una persona deja de aprender,
deja automáticamente de crecer y
empieza a envejecer."
 


Cada día. Al final del mismo debemos preguntarnos:
"Hoy, ¿qué aprendí?”, y valorar nuestro crecimiento
a través de la riqueza más importante: el conocimiento.
La gran mayoría de los seres humanos vivimos del
conocimiento acumulado en nuestro cerebro, casi
todos tenemos el mismo hardware, es decir dos pies,
dos ojos, dos brazos, dos oídos, la diferencia, que
hace que unos prosperen más que otros, es el
software, lo que cada quien almacena en su cerebro.

No lo dude más, no escatime la inversión en su
superación intelectual, resulta curioso, que a muchas
personas les duele auto invertir en su persona y se
resisten a comprar libros, música o videos que los
enriquecerán intelectualmente, en cambio no vacilan
un instante cuando se trata de gastar en licores,
cigarros o pornografía, que sólo los contamina y
empobrece. Son tiempos de aprender.

 

La diferencia entre los triunfadores y los mediocres
está en lo que contengan sus mentes, la mente es
como un jardín, hay que fertilizarla, cultivarla,
cuidarla, arrancarle la cizaña, es decir, echar fuera
los pensamientos negativos, las telarañas que son
los prejuicios, fruto de la ignorancia y el abandono.
Decídase a enriquecer diariamente su activo más
valioso: SU MENTE.



Anónimo
 
 

 

ENVIA ESTA PÁGINA A TUS AMISTADES

Tu Nombre:
Tu Correo :
Su Nombre:
Su Correo :
Mensaje que deseas enviarle:

Cortesia de Webservicio.com